lunes, 19 de enero de 2009

Ranchos de las afueras



¿Cómo puede             un libro             oler a tierra mojada?
Fumo un negro y me recuesto
contra la silla

La borra se ha pegado
poca pero está
contra el fondo de mi jarro

¿Truenos?

Hay un chiquero de barro y sangre
Es un poema
Hay gritos
y el cerdo muere
Ráfaga de mate amargo

Me pregunto por los olores
mientras me acecha
este cielo corrugado

El aire trae fogatas
casi al final del sol
entre la ropa húmeda



<<<