miércoles, 30 de abril de 2014

Sueño en el 2006

   
Esto pasa             quizá
porque nuestra bandera
cambia de continuo
o por cómo el sudor
nos baja por la frente

I

Desperté esta mañana
y descubrí
que los últimos veinte años habían durado una noche

II

A la tarde del sábado le brotan justo ahora
aunque no del todo
esas ganas de jugar a la enfermera
y no soy capaz de sospechar
cómo perderé la blandura que hoy molesta
aunque no lo sepa con el rigor del tiempo
junto con el guante y las piedras de la cana

Bien mirado             el paisaje no merece
siquiera
ese nombre

III

Tuve momentos buenos
de nada me valdría negarlo
pero
los recuerdos hartaron la costumbre
de permitir que me apunte el lápiz
( en este mismo segundo
los vendería             incluso             por menos de lo que valen )

ya sé
quedó claro : regalo no
porque sería como un insulto a mis fuerzas
como dejar una moneda
mientras la mirada se pierde hacia la multitud
en mano de verdugo

Veinte años en una sola noche
flamean             arrogantes
su burla

IV

Los basureros no trabajaron ayer
y el calor
olvidado de moverse a dos pies del mediodía
nos enrostra lo que somos
en los desechos como si así
redención asegurada
tuviéramos

V

El fantasma de lo alguna vez valorado
avanza y me cubre igual que la vieja bandera
inmaculada y tersa
aunque             de frenar una bala
incapaz

VI

Los basureros se empaparon de huelga y
una vez más
el denso hálito             sagrado casi
pulverizó las cortinas
y secó el agua de todos los baños

VII

Desperté esta mañana y descubrí
que los últimos veinte años habían durado una noche
que habían sido un sueño
o peor aún : vaticinio de lo que soy capaz
con la venia de este patio
pampa que simula ser grande
mientras quema la venta de centímetros

VIII

Hoy             de nuevo
es el sábado 14 de junio de 1986
y no me gusta ni medio
la certeza de que falte apenas una hora
para la caída del sol

El dolor : el mismo
aun con veinte años menos ...
No
dicho así : una estafa
no veinte años menos
un agregado
me fueron metidos en la sangre
como transfusión
urdida en una troya plena de infecciones
esta troya mecánica
fundada sobre grasas y humo

IX

El ardor no se ha movido
tanto mayor como argamasa de mi carne
La idea de extirparlo
y volverme otra persona
vino también con este sueño

como el perfume de morir
a la vuelta de la esquina
entre el hedor de la basura
y las luces de la calle
ahora
que comienzan
a prenderse
  


- - -

A pesar de lo que el título pareciera indicar, este poema fue escrito en noviembre de 2003.

- - -


- - -