miércoles, 30 de abril de 2014

Sentado en el banco de la plaza

   
Si hubiera sabido en los ’70
lo que hoy me pisa los talones
tengan por seguro que no estaría acá
sería un cerebro             gordito             poco más apenas
y estaría sentado en la sala             de un piso en Bulnes y Charcas
tomando mi whiskey acostumbrado
y escuchando Jethro Tull

Créanme             difícilmente estaría acá
alimentando la voracidad
de un entretenimiento fugaz             tan fugaz como delgado
no gastaría mis horas en papeles
y mi colección de lápices
impecable
se mantendría

( Hay un toque de sagrado en lo inútil )

estaría sin dudas             en mi piso
escuchando Jethro Tull

Sitting on a park bench ...

Pero             claro
estas palabras no dicen nada
ni siquiera para quienes pesquen el idioma

Sitting on a park bench
nada dice de los parques ni sus bancos
tampoco de los habitantes de las calles
ni con ellos nos emparenta
nada
nada y nada
noche tras noche
sobre estas maderas tan sagradas también
tan limpias de todo crimen
donde una voz sigue a otra y
entre todas             sueñan con cambiar el mundo
reman el aire hacia mundo mejor             tan satisfechos
tan en proa de esperanza

Sitting on a park bench
suena en mis oídos
unos acá
otros en Bulnes y Charcas
neuronas de temer
y ni qué decir cuando ríen
frecuentemente cuesta abajo
resbalón de frenos descompuestos
tobogán de inclinación feliz
tan feliz
hacia las plazas y todos sus bancos

De haber sabido a comienzos de los ‘70
quién sería el enemigo
no estaría             hoy             en este balcón iluminado
lamentando no tener mejor música de fondo
ambiente más torcido
nube de carbón que tensara las palabras
antes de ser banalizadas por el aplauso

Sitting on a park bench
y los mocos brillantes
en el gancho de minuto final de este día
luz que muta para continuar la misma
cambiada
una y otra vez
para fiel a lo que fue

Y me pisa hoy los talones
un aroma a ruleta rusa que te la debo
a merced de cerebro flaco y con forma de pescado
espinas al gusto
atrapadas en las charcas de un bulnes a deshora
y festejadas con puntualidad de argentino que va de compras
y se encuentra con el padrino
en brazos de su corista preferida
o mejor :
a su madrina
coronada de plumas

Sitting on a park bench
para defender los bienes y el honor de la familia
esta gran familia poco valorada al amanecer del compromiso
o barrio que guarda             con espanto
el recuerdo de tiempos mejores
cuando ninguna esquina carecía de lustrabotas
y las botellas de leche podían
atravesar la noche a la intemperie
sin que nadie
ni el más avieso
se atreviera a cruzarse en su camino

( Hay una pizca de inútil en lo sagrado )

En cualquier lado menos acá             a la espera de palmadita
que haga las veces de besito de las buenas noches
silueta en sombras de ratón extranjero
capaz de acomodarse
a la tilinguería que necesitan los aristócratas de turno

qué bien habría surfeado por aquel mundo en blanco y negro
de haber sabido lo que hoy no me deja dormir
al tiempo que me anestesia la inmensa noche literaria
el astronómico paraguas de versos engalanados con cinta azul
arrogantes
con su faja de control de calidad
y sin fecha de vencimiento

Sitting on a park bench ...

como en mis 18
angustiado
ante la amenaza de pasarme la vida solo

si hasta da risa

como lo demás : el color de la libertad
( aquella palabrita )
los aires camaleónicos de los versos neonatos
y la frente bien arriba
y la nariz ...
si ni hace falta señalarlo
aquel brillito a victoria en los umbrales de la guerra

como si no fuera siempre igual
luz que se cambia para siempre igual
entre los bienes y el honor
del barrio             en este orden
de nube carbonatada
atmósfera sin alcohol
descafeinada

y habría estado hoy
sitting on a park bench
de haber sabido
entonces
que el enemigo
era
yo



- - -







- - -


Sueño en el 2006

   
Esto pasa             quizá
porque nuestra bandera
cambia de continuo
o por cómo el sudor
nos baja por la frente

I

Desperté esta mañana
y descubrí
que los últimos veinte años habían durado una noche

II

A la tarde del sábado le brotan justo ahora
aunque no del todo
esas ganas de jugar a la enfermera
y no soy capaz de sospechar
cómo perderé la blandura que hoy molesta
aunque no lo sepa con el rigor del tiempo
junto con el guante y las piedras de la cana

Bien mirado             el paisaje no merece
siquiera
ese nombre

III

Tuve momentos buenos
de nada me valdría negarlo
pero
los recuerdos hartaron la costumbre
de permitir que me apunte el lápiz
( en este mismo segundo
los vendería             incluso             por menos de lo que valen )

ya sé
quedó claro : regalo no
porque sería como un insulto a mis fuerzas
como dejar una moneda
mientras la mirada se pierde hacia la multitud
en mano de verdugo

Veinte años en una sola noche
flamean             arrogantes
su burla

IV

Los basureros no trabajaron ayer
y el calor
olvidado de moverse a dos pies del mediodía
nos enrostra lo que somos
en los desechos como si así
redención asegurada
tuviéramos

V

El fantasma de lo alguna vez valorado
avanza y me cubre igual que la vieja bandera
inmaculada y tersa
aunque             de frenar una bala
incapaz

VI

Los basureros se empaparon de huelga y
una vez más
el denso hálito             sagrado casi
pulverizó las cortinas
y secó el agua de todos los baños

VII

Desperté esta mañana y descubrí
que los últimos veinte años habían durado una noche
que habían sido un sueño
o peor aún : vaticinio de lo que soy capaz
con la venia de este patio
pampa que simula ser grande
mientras quema la venta de centímetros

VIII

Hoy             de nuevo
es el sábado 14 de junio de 1986
y no me gusta ni medio
la certeza de que falte apenas una hora
para la caída del sol

El dolor : el mismo
aun con veinte años menos ...
No
dicho así : una estafa
no veinte años menos
un agregado
me fueron metidos en la sangre
como transfusión
urdida en una troya plena de infecciones
esta troya mecánica
fundada sobre grasas y humo

IX

El ardor no se ha movido
tanto mayor como argamasa de mi carne
La idea de extirparlo
y volverme otra persona
vino también con este sueño

como el perfume de morir
a la vuelta de la esquina
entre el hedor de la basura
y las luces de la calle
ahora
que comienzan
a prenderse
  


- - -

A pesar de lo que el título pareciera indicar, este poema fue escrito en noviembre de 2003.

- - -


- - -


Paseo de mañana por la costa

          
         
Mar del Plata, BA, RA. 13 de marzo de 2014, desde las 09:15 hasta las 10:35


- - -


Iris Murdoch : An Unofficial Rose

        
       
Una lectura que comienza

- - -


martes, 1 de abril de 2014

Un paseo por Güemes ::: 11.03.14

          

Desde Vamonte y Colón hasta la calle Güemes y un paseo por ahí hasta regresar y hacer un alto en Cabrales. Mar del Plata, BA, RA. 11 de marzo de 2014, desde las 18:06 hasta las 19:29


- - -