martes, 27 de enero de 2009

La huella menor



Pero nunca decía nada; sabía perfectamente que el silencio y la palabra no dejaban la menor huella en el ánimo del jugador. Por eso, su pena era silenciosa. Apenas si se asomaba a sus ojos, a las cansadas, al ver pasar un vendedor ambulante, o por las tardes, a esa hora en que el campo se prodiga en sugestiones de distancia y lejanía.



>>>

Amaro Villanueva
El calzoncillo cribao

Cuentos del Litoral

Varios autores
Selección y prólogo de Rosa Troiani
Ediciones Culturales Argentinas - BA - 1959
[ pp.81 ]

<<<

domingo, 25 de enero de 2009

Canción de cuna



Nos contamos con los dedos de diez manos

y no es uno
separado
el sol

ni el abrazo
ni el arte
del mago



<<<

sábado, 24 de enero de 2009

El tiempo que pasa



Tu piel como el alba
La mía como el anochecer.

Una pinta el comienzo
de un cierto final.

La otra, el final de un
comienzo seguro.



>>>

Maya Angelou
Oh Pray My Wings Are Gonna Fit Me Well - Part Two

Poems

Bantam Books - NY - 1986
[ p.62 ]

Posible interpretación (o versión) al castellano de Daniel R Mourelle



>>>


Passing time


Your skin like dawn
Mine like dusk.

One paints the beginning
of a certain end.

The other, the end of a
sure beginning.



<<<

El castellano tiene palabras hermosas



Encantamiento



Nota : Lástima que el manoseo haya provocado que apenas se la pueda componer secretamente.



<<<

La cosa



—Créame que no es pa contarlo... En cuanto levanté el tres telas, lo primero que apareció jué un surubí grandote, del que no quedaba más que la cabeza y el esqueleto... Así lo habían dejado las palometas. Dispués, güeno, dispués apareció lo que quedaba de don Espíndola... Hubiera visto, amigo... Era puro blanquear los güesos, no más, y por la cara no se lo hubiera conocido... Es fiero, se lo aseguro, ver un cristiano así... Yo comencé a las boquiadas, el mocito rubio se largó a llorar y a tirarse de los cabellos y el maestro casi se desmaya... Lo demás, ¿pa qué se lo voy a contar?... Nunca pudo saberse cómo jué la cosa...



>>>

Segundo Ramiro Briggiler
Destino

Cuentos del Litoral

Varios autores
Selección y prólogo de Rosa Troiani
Ediciones Culturales Argentinas - BA - 1959
[ pp.67-68 ]

<<<

jueves, 22 de enero de 2009

Aclaración a la leyenda de la Caravana



Tu figura sin límite
va camino
a la disonancia

Tu figura de nombre común
va por el camino
y no oye

. . .

Cuentan los gigantes que hay
una caravana
y
cuentan que avanza
a la par de nuestro mundo

y
ya lo sabemos
contar
afila el hambre
de los gigantes



<<<

Díagris



El día cuelga pesado
flojo y gris
cuando estás ausente.

Una corona de espinas
una camisa de pelo
es lo que visto.

Nadie conoce
mi corazón solitario
cuando estamos separados.



>>>

Maya Angelou
Oh Pray My Wings Are Gonna Fit Me Well - Part Two

Poems

Bantam Books - NY - 1986
[ p.64 ]

Posible interpretación (o versión) al castellano de Daniel R Mourelle



>>>


Greyday


The day hangs heavy
loose and grey
when you're away.

A crown of thorns
a shirt of hair
is what I wear.

No one knows
my lonely heart
when we're apart.



<<<

44



Don Juan se acuesta nomás. Está a muchas leguas y como va a volver cargado no quiere correr riesgos. Trabajo le dio encontrar balas del 44 y otros encargos de las mujeres, pero apenas quiere aclarar sale contento, sin haberse olvidado de nada.



>>>

Luis Gudiño Kramer
Don Juan de la Cruz Cardoso

Cuentos del Litoral

Varios autores
Selección y prólogo de Rosa Troiani
Ediciones Culturales Argentinas - BA - 1959
[ p.46 ]

<<<

martes, 20 de enero de 2009

Ocasiones y reservas



Afluyó gente de la vecindad. Las mujeres plañeron y los hombres elogiaron las virtudes del muerto y de una caña paraguaya, reservada para las grandes ocasiones.



>>>

Mateo Booz
Las vacas de San Antonio

Cuentos del Litoral

Varios autores
Selección y prólogo de Rosa Troiani
Ediciones Culturales Argentinas - BA - 1959
[ p.22 ]

<<<

lunes, 19 de enero de 2009

Ranchos de las afueras



¿Cómo puede             un libro             oler a tierra mojada?
Fumo un negro y me recuesto
contra la silla

La borra se ha pegado
poca pero está
contra el fondo de mi jarro

¿Truenos?

Hay un chiquero de barro y sangre
Es un poema
Hay gritos
y el cerdo muere
Ráfaga de mate amargo

Me pregunto por los olores
mientras me acecha
este cielo corrugado

El aire trae fogatas
casi al final del sol
entre la ropa húmeda



<<<

domingo, 18 de enero de 2009

comentario XXXII



como madero haciendosé
llama de vos / todo embestido
por vos / fuego de vos / el alma
sube hasta vos / o paladar

que moja tu saliva como
rocío de ternura / o
boda solar de tu saliva
llevando a piedra la palabra



>>>

Juan Gelman
En abierta oscuridad
Siglo XXI Editores
México - 1993
[ p.70 ]

<<<

24.06.05



Ayer vino mi madre muerta a visitarme.
Vino vestida de entrecasa, con su gastado delantal a cuadros,
que colgaba de un gancho en la cocina.
No preguntó por nada ni por nadie. Simplemente,
quería saber si todo se encontraba en orden:
las camas tendidas, los cuartos ventilados,
las plantas podadas y con agua...
De paso, me recordó que la felicidad no dura,
que el amor es triste y duele demasiado
y que, al final, sólo queda arreglárselas como se puede.
También me dijo que no comiera dulces
y, sobre todo, que me cuidara del invierno,
que, en invierno, el viento suele ser traicionero en las esquinas.
Después, cuando la tarde agonizaba,
salió a la calle, saludó a los vecinos como de costumbre
y se fue con su escolta de ángeles indulgentes.
Sí, ayer vino mi madre muerta a visitarme.


(Ayer vino mi madre)



>>>

César Cantoni
Diario de paso
Hespérides - La Plata (BA) - 2008
[ p.15 ]

<<<