domingo, 17 de enero de 2016

Sporran — unas letras



Dibujo + foto + filtros : Colman 
Lugar : La compu del primer piso de la librería Stevenson
Baires 1997

- - -

sábado, 16 de enero de 2016

Enter — Valentïn

The long road is a rainbow and the pot of gold lies there. S
o slip the chain and I'm off again — 
You'll find me everywhere. I'm a Rover.  

Ian Anderson (Jethro Tull - Heavy Horses - Rover - 1978)   


Foto + filtros : Colman 
Lugar : Baires 
Abril de 2007

- - -

viernes, 15 de enero de 2016

Tres del Empedrado

Suelo del pasaje    


Foto + filtros : Colman (incluye títulos de la tapa del libro) 
Lugar : Pasaje Matorras - Baires 1996

- - -  

Gato tras la noche    


Dibujo + foto + filtros : Colman 
Lugar : La compu del primer piso de la librería Stevenson - Baires 1997   

- - -  

Progreso bajo la tarde    


Foto + filtros : Colman 
Lugar : Mar del Plata - Los Troncos 
Provincia de Baires 1999

- - -

jueves, 14 de enero de 2016

miércoles, 13 de enero de 2016

martes, 12 de enero de 2016

lunes, 11 de enero de 2016

viernes, 1 de enero de 2016

Fragmentos sin futuro 16

Durante los últimos tiempos, distintos fragmentos —voces de ninguna parte bien cercana— me dieron plenamente en la cara; algunos son principios de historias, otros son finales, y los más: interrupciones a la mitad; historias todas ellas que nunca escribiré. Imágenes vagas, incompletas, bajas. Corazones de sangre apagada, detrás de unas risas, o de una burla. Para pasar y olvidar. Como los cardones de la ruta.

- - -
- - -
- - -

Me parece muy bien que la gente silbe por la calle.
Es una lástima en lo que toca a la elección musical.
Comprendo que Bach pudiera resultar un tanto complicado.
Pero Beethoven bien podría estar más al alcance de la mano... o, dado el caso, de los labios.

(Hasta me conformaría con Strauss.)

- - -

Tuve que ir hasta la sección de libros más viejos de la biblioteca, la mayoría de ellos ya leídos, para una consulta de poca consecuencia y me encontré con Sartre... claro está que no con el Sartre de carne y hueso, calculo que me entendiste bien, sino con sus libros; y justo ahí, sobresalientes, los tres volúmenes de “Los caminos de la libertad”, editados por la inestimable Losada. Y, tal como es costumbre, aquella visión llegó acompañada de otras pertenecientes a la misma época de su adquisición. Los tres habían sido comprados, en agosto de 1978, en La Casona de Iván Grondona, en la calle Montevideo, a pasos de Corrientes; en cuyo sótano Ecos del Viento dio dos recitales poco después, en octubre y en diciembre; mismo lugar donde, años más tarde, estaría la librería Gandhi. Aquel año leí el primero, “La edad de la razón”; recuerdo claramente haberme bajado del 92 con el libro en la mano e ir  caminando por Santa Fe hacia Billinghurst. Lo terminé en septiembre y no recuerdo por qué fue que dejé los otros dos sin leer; estaba claro que tenía la intención de hacerlo, por eso había comprado los tres juntos... pero no fue así. Lo cierto es que ya llevo leída más de la mitad del primer volumen; algunas hojas a media mañana y otro tanto luego del almuerzo. Y cada vez que veo, en aquella letra conocida, que en la primera hoja dice “septiembre 1978”, me detengo con un pie sobre el cordón y miro con mucho cuidado antes de cruzar Billinghurst. (03.10.15)

- - -

Me molesta, y no poco, que los noticieros se hayan transformado en programas de espectáculos; o sea: de diversión.

- - -

Cuando estudiaba inglés, allá por los sesenta, leíamos Stevenson, Dickens, Maugham, Wells... A juzgar por los libros que se utilizan ahora, para estudiar inglés hoy, se comienza por ser un tilingo insuperable.

- - -

Todas las mañanas acompaño a Tatu hasta la escuela; salimos a las ocho y por el camino nos cruzamos con un montón de pibes que también van a clases; algunos van solos, otros van con sus padres o abuelos, algunos de a dos, otros de a tres... Estas salidas diarias me han enseñado que, para saber cómo anda el sistema educativo, basta con observar la cara que estos chicos llevan a la escuela.

- - -

Los personajes de Sartre tienen esta cosa atractivamente siniestra (también podría llamarla siniestramente atractiva —como para no privilegiar un aspecto sobre el otro); por ejemplo uno dice: “Este champán es una porquería”, y enseguida: “Sírveme otra copa.”

(Como ves, utilicé el tuteo en lugar del voseo para no alejarme del tono de los traductores de los cuarenta.)

- - -

Me estaba acordando ayer de la vez cuando me dijiste que el orden, cualquier orden, nunca era inocente.

- - -