jueves, 2 de abril de 2009

Allí donde la poesía necesita guardianes



Mejor desconfiar.



<<<